EXPERIENCIAS – 4 días por el Valle de Tena con la Flyer X

LUNES:

Llegamos desde Madrid al Valle de Tena por el medio día. Hemos quedado con Bobi’s Bikes (Bobi y Pedro) en la tienda en Biescas donde nos entregan las bicicletas. Se trata de la gama alta de sus bicicletas electricas: Una MTB de dobles suspensión de Rock Shox, cambio de 10 piñones y frenos hidráulicos (todo XT de Shimano) y ruedas anti-pinchazos de Schwalbe – una maravilla de bici. Ademas nos entregan una descripción detallada y un mapa de la ruta que tenemos delante.

Mapa del Valle de Tena

Mapa del Valle de Tena

A las 17.00 por la tarde, después de una buena comida, nos despedimos de Pedro y marchamos acompañado por nuestro guía – Bobi – con el objetivo de llegar al Balneario de Panticosa para cenar en el Refugio “Casa de Piedra” a las 20.30.

¡Que gozada! La Cuesta de Bubal nos cuesta una sonrisa, y yo empiezo a sudar la primera vez en la ultima lazada antes de entrar en el pueblo de Hoz de Jaca. Hemos subido 400m de desnivel en apenas una hora y nos merecemos un descanso en el mirador colgado de Hoz que nos da una impresión sobrecogedora de lo que nos está esperando para descubrir en los próximos 3 días.

La Casa de Piedra en el Balneario de Panticosa

La Casa de Piedra en el Balneario de Panticosa

Bajamos a El Pueyo, pasamos por esta bonita plaza y subimos a Panticosa. Como nos queda un poco de tiempo nos paramos para ver también este bonito pueblo. Bobi se queda todo el rato en el Kiosco – no se que hace allí, ya que no se compra ningún periódico – y nosotros nos tomamos una cerveza en la plaza. Desde allí queda una media hora para llegar a la Casa de Piedra y cuando llegamos notamos los pies cansados, pero no exhaustos a pensar que hemos hecho 940m de desnivel en total. En el refugio nos reciben amablemente y nos dan una buena cena mientras nos despedimos de Bobi. Como se pone el sol ya decidimos darnos un paseo por la mañana para descubrir este circo glaciar tan famoso y Marian – la guardiana – nos aconseja ir por una senda que rodea al Balneario y pasa por dos de las 6 fuentes.

¡Sólo la llegada al Valle de Tena promete grandes cosas!

MARTES:

“Será un día para conocer la cabecera del Valle de Tena, su pueblo más importante y la composición extraordinaria de aguas y rocas en forma de lagos, ibones, barrancos, cascadas y fuentes.”  dice Bobi, pero primero hacemos caso a Marian y nos damos el paseo de las fuentes y miradores del Balneario.

Este recorrido nos lleva a la Fuente de la Belleza (sulfúrica) y a la de la Laguna (de sabor neutral, bueno) mientras pasamos por el Mirador de la Reina y el de la Cascada del Pino que es impresionante (Bobi nos deja usar una foto cuando estaba allí en primavera descendiendo el Barranco Caldarés)

Ali y la Cascada del Pino en Balneario de Panticosa

Ali y la Cascada del Pino en el Balneario de Panticosa. Casi 40m de caida.

Las controversas visiones de las edificaciones del Balneario dan otro aspecto interesante a nuestro paseo que al fin nos ocupa un poco más que una hora.

A las 11.00 empezamos a bajar. A poca distancia paramos en la Fuente Escalar que lleva también agua sulfúrica y observamos la vertiente opuesta del valle donde se ven, según Bobi, a menudo sarrios que bajan para beber de una fuente salada. Nosotros no tenemos mucha suerte y continuamos nuestro camino. Dejamos Panticosa debajo de nosotros y giramos en la rotonda a la derecha para subir a una pista que nos llevará a Lanuza.

Vistas sobre el Valle de Tena

Vistas sobre el Valle de Tena

Las vista sobre Bubal y la Telera son inmejorables durante todo este trayecto y finalmente llegamos después de una hora en la bici a la carretera de Lanuza que está ya hace rato a la vista. Antes de visitar a este pueblo nos lleva Bobi a unos campos escondidos en la orilla del embalse. El sitio es sobrecogedor: campos de hierbas blandas que llegan hasta el ras del agua, el lago, la Peña Foratata y el pueblo de Lanuza componen este escenario perfecto para darse un baño inolvidable.

Después de una hora relajante, seguimos nuestro recorrido y visitamos el pequeño pueblo de Lanuza y las instalaciones del festival “Pirineo Sur”. Continuamos por la bonita carretera rodeando el Embalse de Lanuza hasta que llegamos en apenas una hora a Sallent, el pueblo de la cabecera del Valle de Tena.

Tenemos hambre y hubiéramos parado aquí, pero Bobi nos anima a seguir media hora más para llegar a un restaurante en un lugar muy idílico. Así, tenemos otra subida de más de 100m de desnivel delante que superamos sin demasiado esfuerzo y llegamos al Embalse de la Sarra en cuyo cola se halla el restaurante del mismo nombre. Nos sentamos en la terraza y comemos bien en un entorno precioso: El Río Aguas limpias pasa a nuestra izquierda y prados, bosques y paredes de roca nos rodean. Bobi nos cuenta que es el punto de partida y retorno para muchas rutas de montaña importantes de esta zona. Se sube desde aquí en primer plano al Refugio de Respomuso, y desde allí a picos como el Arriel (2824m), Balaitus (3144m) o la Gran Facha (3005m).

Fermín Arrudi con su familia

De Internet: Fermín Arrudi con su familia

Volvemos por una pista bastante difícil a Sallent para tomar el cafe y visitar el pueblo. Un detalle interesante de este lugar es la historia del Gigante de Sallent. Fermín Arrudi Urrieta (7/07/1870), vecino de Sallent, llegaba a medir 2,29m y pesar 170kg. Su circunferencia del pecho media 1,35m (Arnold Schwarzenegger tenía 1,45m en 1970 cuando ganó el titulo del Mr. Universo). Llegaba a viajaba hasta Nueva York en una de sus giras tocando la bandurria.

Salimos de Sallent por un bonito, pero exigente camino que rodea el lago por la orilla opuesta de Lanuza. Antes de llegar a la presa seguimos por la carretera principal valle abajo. Evitamos el túnel por la carretera vieja a mano izquierda y llegamos sin problemas a Escarilla. Antes de las primeras casas a mano derecha subimos por una carretera que nos llevó a Sandiniés donde se encuentra el Hotel “Casa Pelentos” – nuestro refugio para la siguiente noche. Nos despedimos de Bobi que nos deja en las manos de Conchita que nos cuida con mucha atención y nos prepara una buena cena.

MIÉRCOLES:

“El segundo día haréis un recorrido más corto, pero más intenso y ‘rustico’ – en todos los aspectos. Explorarais la parte media del valle: el Embalse de Bubal y, en primer lugar, la Partacua. En este tramo no hay asfalto (sin más remedio) y tenéis que superar una pista de más de 23km. Podéis elegir una variante que os llevaría por unos prados y sendas en la sombra de los majestuosos paredes de la Peña Telera – el pico que domina todo el Valle de Tena. En combinación con la ascensión al Arco de Piedrafita será una experiencia montañesa maravillosa.” Así presenta Bobi el día siguiente la ruta que nos espera y después de un rico desayuno que nos pone las pilas, despejamos hacia la Partacua.

Antes de llegar a Tramacastilla giramos en la rotonda a la derecha y subimos por una larga cuesta de 1h hasta el Ibón de las Paúles. El paraje es espectacular. Verticales paredes de roca contrastan con suaves prados donde basta el ganado. Meandros de pequeños barrancos dividen planos de hierba y a la izquierda se refleja en el ibón el cielo azul con las tres nubes blancas. El escenario perfecto para disfrutar de un baño.

El Ibón de las Paúles con la Sierra Tendeñera al fondo

El Ibón de las Paúles con la Sierra Tendeñera al fondo

El Puerto del Pan y el Ibón de Bucuesa

El Puerto del Pan y el Ibón de Bucuesa

Seguimos por el ramal de la izquierda hasta al fondo del valle. En el punto más occidental de la pista paramos por introducirnos en el circo donde, según Bobi, se halla un viejo camino que conecta con el Valle de Acumuer. Por el Puerto del Pan subimos a un collado donde encontramos el Ibón Bucuesa, una joya de paisaje. Ascensión no es nada fácil y solo podemos hacer este escape de la ruta porque aseguramos a Bobi que somos montaneros y nadie de nosotros tiene vértigo. El ‘paseo’ nos cuesta en total 2h, pero volvemos a nuestras bicis con el corazón lleno de distintas impresiones de alta montaña.

La Peña Telera

La Peña Telera

La bajada al Ibón de Piedrafita es igual de bonito, ya que le pista discurre por el pie de las paredes que hemos visto ya toda la mañana. En media hora llegamos a dicho lago debajo de la Peña Telera, el pico más importante de esta zona del Valle de Tena.

Desde el Ibón vamos por una zona de prados  en búsqueda del Arco de Piedrfita. Dado que no hay pista y vamos por sendas de ganado, nos damos otra vez cuenta que nuestras bicis eléctricas, la Flyer X, facilitan el avance mucho y convierten toda la excursión en una experiencia agradable.

Sendas por los prados debajo de la Telera

Sendas por los prados debajo de la Telera

Paramos en una cabaña y subimos una media hora a dicho arco que nos impresiona por sus dimensiones. Una vez sentado encima de él, me parece a un portal a este mundo de montañas maravilloso. Bobi nos explica como se llaman las montañas que nos rodean y algunos de los nombres me suenan – como el Balaitus, Argualas, Garmo Negro o el Vignemale.

De Bobi: El Arco de Piedrafita

De Bobi: El Arco de Piedrafita

Seguimos por los prado un rato más, pero pronto topamos con una pista que nos baja al pueblo Piedrafita. Es tarde y llegamos con mucha hambre, por eso decidimos comer un menú de chuletón de buey que ofrecen en el Albergue de Piedrafita. Como Javi, el guardián, nos agasaja con tanto cariño y patxarán, nos quedamos un par de horas disfrutando de buena música, ambiente y comida.

Con las tripas llenas no se debe hacer deporte, pero lo que queda de la ruta es una larga bajada que no resulta difícil. Pues, en plan paseo para la digestión descendemos por las carreteras a Biescas.

Como es la última noche, nos alojamos en un hotel de lujo en Biescas – El Hotel ‘Tierra de Biescas’. Allí nos miman y podemos disfrutar de todas las tratamientos que nuestros músculos cansados desean. El recorrido de hoy ha sido duro, ya que hemos hecho también senderismo, pero estas imágenes de los rincones más bellos del Valle de Tena no olvidaré nunca.

JUEVES:

Nos toca volver a Madrid por el medio día por eso elegimos una ruta por los pueblos del Serrablo. Bobi nos aconsejó esta ruta por que “se trata de una excursión corta y tranquila, en plan relax para conocer la zona y cultura del sur de Biescas que llaman el Serrablo. Bonitos pueblos, iglesias de mucha historia y algunas pozas si hace calor.”

Vistas de Larrede

Larrede y la Torre del Moro en primer plano, la Sierra Tendeñera y Telera que oprimen al Valle de Tena en segundo y el Pico Arriel, Palas y Balaitus al fondo.

Poza grande del Barranco Tramafoz

Poza grande del Barranco Tramafoz

Salimos de Biescas por carreteras secundarias a Orós Alto, Orós Bajo, Olivan y Larrede. Como hace calor, Bobi nos lleva a una Poza escondida en la cerca de Larrede. El recorrido nos cuesta 3 horas en total. De nuevo en Biescas arreglamos la cuentas con Bobi’s Bikes, nos despedimos y, por desgracia, nos dirigimos hacia Madrid en nuestro coche. Eran 3 días inolvidables para conocer el Valle de Tena al fondo.

¡Muchas Gracias!

Esta entrada fue publicada en Excursiones guiadas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EXPERIENCIAS – 4 días por el Valle de Tena con la Flyer X

  1. repuve dijo:

    Me ha gustado mucho mucho esta informacion sobre emitidas .

Responder a repuve Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *